Posible "cura" al resfrío… ¿Eventual acierto o eminente equivocación?

Dejando un poquito de lado la parte humorística de los últimos dos artículos, quiero ahora poner un tema de debate para todos los visitantes de “Caballero de la Palabra”, y sus seguidores. He tenido el gusto de ver muchos comentarios en los últimos textos de este tipo, así que aquí vamos con uno nuevo.

Hará unos días atrás, vi en la televisión un reportaje que hablaba sobre los resultados de un estudio de la Universidad de Maryland, en el cual se había descifrado ya el código genético de 99 virus de resfrío común, dentro de la gigantezca variedad de mutaciones que existen de dichas cepas (alrededor de 800). Esos mismos resfríos que llegan, nos congestionan, nos dejan sintiéndonos como el forreli por unos días y luego, tan de la nada como llegaron, se van. Como bien dice una frase clásica de la medicina, “los resfrios, medicados, duran 7 días, y sin medicar, 1 semana”.

Ahora… ¿a que viene el título del actual artículo, que estás viendo? Sigue leyendo.

En el sitio MedlinePlus podemos encontrar una traducción de un artículo en inglés respecto a este descubrimiento del resfriado. De este artículo, destaco los siguientes párrafos:

“Pero no habíamos trabajado con un conocimiento completo de la genética de los rinovirus. Ahora que tenemos un conocimiento completo, vemos que hay subfamilias de rinovirus que se agrupan. La esperanza es que pueda existir un medicamento para cada subfamilia”

“Hicimos un árbol genealógico”, dijo Liggett. “Se arreglarán las ramas principales. Tenemos rinovirus secuenciados de 10,000 individuos de diferentes lugares de Estados Unidos, y observamos ramas importantes en los árboles genealógicos, con muchas ramillas pequeñas”.

“Comparamos algunas muestras tomadas en 2005 con otras de los años 70, y encontramos un buen número de mutaciones”, dijo. “Pero la estructura evolutiva principal del árbol no va a cambiar”.

“Si mutan se vuelven súper virulentos y destruyen las células que habitan. Se pueden hacer menos mortales y estrechar la ventana en la que operan. No entendemos muy bien cómo opera esa ventana”.

“Pero se ha encontrado que los virus tenían un increíble poder de cambio. El estudio muestra que algunos rinovirus humanos resultan del intercambio de material genético de dos cepas independientes que infectan a la misma persona. Dicha recombinación no se creía posible para los rinovirus.”

“Esa recombinación es una de las razones por la que no se ha desarrollado una vacuna contra el resfriado común, dijo Ann C. Palmenberg, directora del Instituto de Virología Molecular de la Universidad de Wisconsin y autora principal del esfuerzo de secuenciación. Los virus continúan cambiando demasiado.”

Luego de leer todo el artículo (que les invito a leer, antes de continuar leyendo el presente) no puedo evitar sentir una contradicción vital en lo que me produce la presentación de este estudio. En parte, la refleja la siguiente imágen:

“Malditos hackers”. Por ahí va la cosa.

Sin duda alguna, la decodificación del genoma humano, y de la estructura de ADN de muchas especies (humanos, animales, plantas, y ahora virus, como en el caso del resfrío) es un avance científico titánico, del cual sólo conocemos la punta del iceberg. Es un hecho tan espectacularmente delicado que no deja a nadie impávido al pensarlo. La posibilidad de curar enfermedades como la ceguera, la mudez, la sordera. El mismo cáncer (Deja Vu con “I Am Legend”?). Y ahora, inclusive, el resfrío común, lo más básico de las enfermedades que pueda afectar a un ser humano. Y es ahí donde me pregunto yo: ¿no estaremos extralimitándonos un poco?

No me malentiendan, queridos lectores. No es paranoia ni ningún tipo de pensamiento anti-progreso científico. Pero hay un detalle que es clave: el resfrío es el habitante más antiguo de la Tierra (y ni hablar de los que aún están congelados en los polos, y que no conocemos). El único que ha soportado cataclismos, era glacial, calentamiento global, etc. Y ha evolucionado junto con la raza humana (y animal), e inclusive me atrevería a decir que ha sido parte importante (sino esencial) en la evolución humana. Es la pequeña “alerta natural” que tenemos todos de que nuestro cuerpo y organismo necesita cuidado, atención y descanso. Es esa “alerta amarilla” antes de cualquier otra cosa, similar a la fiebre, que nos manda un recordatorio interno (en la forma de molestos e incómodos síntomas) de que debemos darnos unos días (o momentos, al menos) para nuestro propio cuidado. Inclusive el propio organismo busca la forma de restablecerse: nos da sueño, busca calor, etc. Y es sorprendente lo rápido que nos podemos curar si seguimos ese instinto de cuidado y preservación.

A estas alturas, imagino que ya habrán comprendido hacia donde va mi argumento. ¿Curar el resfriado? ¿Para que? “Para aliviar esas molestias”, probablemente me dirán. Pero… ¿son TAN molestas? ¿Tanto como para buscar la forma de erradicar una de las formas más básicas de preservación y autocuidado que tiene el organismo humano? Hoy en día el resfrío lo puede curar cualquiera, tan sólo dándose el tiempo necesario para el cuidado del cuerpo. Y para nadie es novedad, tampoco, que los medicamentos producen nuevas mutaciones y resistencias en virus, bacterias y enfermedades varias. ¿Que pasará si la mutación del resfrío común, como destaqué en uno de los párrafos citados previamente, se torna “supervirulenta” y deja de ser sólamente algo molesto que pide atención y cuidado, sino que se torna destructivo? Ahí si que se pondría negra la cosa. Y esa “ventana desconocida” aún por la ciencia es casi como (recordando la imagen que coloqué) la “última contraseña” que tiene este virus, a mi parecer, antes de que una buena intención pueda terminar en una magna equivocación (y la película “I am Legend” cita una idea bastante similar, la recomiendo).

Cura al resfrío… ¿eventual acierto, o eminente equivocación? A mi parecer, más cercano a lo segundo. Creo que todo tiene un límite, y tratar de controlar lo más básico del equilibrio natural de la salud es irse demasiado al extremo.

¿Que opinas tu, querid@ lector(a)?

3 comentarios to “Posible "cura" al resfrío… ¿Eventual acierto o eminente equivocación?”

  1. Carito Says:

    No sé si sabrás, pero el sistema inmunologico tiene memoria, es decir, una vez un virus lo contagió, no podrá volverlo a contagiar pues el cuerpo ya sabrá cómo reaccionar y lo “matará” al instante (matar entre comillas porque un virus no es algo vivo, no como una bacteria que sí es un ser vivo, el virus es algo inerte que posee codigo genético capaz de alterar el de la célula infectada). De esta manera me apoyo en decir que es mejor no encontrar la cura a algo tan básico, pues el cuerpo se mejorará solo, si la persona ingierene vitaminas, líquidos y descansa. El cuerpo se volverá más fuere (es común que personas adultas sólo se resfrien una vez al año).
    Pero puede ser que pasando por el descubrimiento de la cura a algo tan común, se halle también la cura para enfermedades más complicadas, quien sabe.

  2. Alohran Leonheart Says:

    Precisamente, por ahí va aquello a lo que voy, mi niña. El cuerpo tiene memoria, y esa misma memoria (evolutiva, inclusive) es la que le ha permitido desarrollar un sistema inmunológico cada vez más resistente, a la par de su “adversario”. Desde esta perspectiva, creo que si se eliminara algo tan básico como un resfrío común le quitas a las futuras generaciones la posibilidad de seguir evolucionando (a la par de eso “básico”) y por ende, implicaría una eventual involución, y una mayor vulnerabilidad a futuro ante virus como el actual resfrío común (en una nueva mutación).

    Besos!

  3. Enanin/David Andrés Díaz Says:

    Por mi, que encuentren la cura a todo. Como dijo la chica allá arriba, el tema va porque el cuerpo aprende, y a través de eso genera una memoria de cómo actuar en el próximo caso.

    No veo dónde puede estar la extralimitación. Constantemente se encuentran cepas evolucionadas que inhiben el efecto de los medicamentos y son cada vez más mortíferas, con medicamentos o sin medicamentos, por lo cual el cuerpo humano no termina de ser vulnerable. Además, las vacunas y antibióticos de los principañes virus son hechos con las mismas cepas de los virus, de forma que el organismo “aprenda” y ataque.

    Basta ver que se descubren cepas de nuevos virus en la selva, en medio de la nada. Por eso eso de la “cura definitiva” pasaría a ser algo prácticamente de la ciencia ficción.

    Saludos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: