¿Se puede "desconectar" uno hoy en día?

¿Cuántas veces en la vida no hemos exclamado a los cuatro vientos “ufff, cuanto necesito desconectarme un rato de todo”? ¿Cuántas veces no hemos asociado esa frase con desligarse de las actividades cotidianas a un escenario de puesta de sol en la costa, de tarde de brisa en el bosque, etc.?

La respuesta más probable es: miles. Aquella cotidiana frase se cruza en las charlas de profesionales, universitarios, docentes y escolares -yo creo que- diariamente. La sensación de “arrancarse” de la rutina, “del sistema”, etc., es por demás un anhelo que todos experimentamos en algún minuto cuando más ocupados estamos.

Pero… ¿se podrá realmente “desconectar” uno hoy en día? Después de ayer, creo que no es tan factible como uno cree. Dale al “seguir leyendo”!

Como muchos ya sabrán, estoy terminando ya el año académico y, junto con él, mi proceso de Licenciatura (tcc* Tesis). Paralelamente a esto desempeño algunas labores off-estudios (pero relacionadas en cierta forma) y algunos proyectos propios míos, lo que (como a todos) también me lleva a pensar en esa “desconexión” antes señalada. Y ayer, literalmente, ME “desconectaron”… y por la cresta que se puso caótico el día. Me explayo un poquito más.

Desde la mañana temprano hasta la hora que me fui a dormir, el servicio de internet de VTR estuvo caído y con mal funcionamiento en el sector donde yo vivo. El cable se veía cortado (parecía transmisión en clave morse casi, o capaz la Federación Galáctica de la Luz estaba tratando de hacer contacto, quien sabe) y el acceso a internet estaba limitado a “solo local” (lo que, para alguien que no está en una red masiva “local”, como una universidad, empresa u otros, implica “acceso solo a tu PC” o sea, lo mismo que si no tuvieras internet). Para el día de hoy tenía una serie de eventos que atender y coordinar -cosa que generalmente hago vía correos electrónicos, mensajeros instantaneos (MSN, Gtalk, Facebook, etc.)- y que, ante esta ausencia de “conectividad” (tcc desconexión forzada) me vi totalmente imposibilitado de realizar. Así, mientras esperaba ilusamente que el servicio volviera, salí a hacer otros trámites en el intertanto, para volver a “conectarme” y encontrarme, aún, con que “seguía desconectado” (contra mi voluntad, irónicamente).

En un segundo de la espera por el regreso del servicio (y las peleas respectivas con los operadores y demases, y las pomadas vendidas de “estamos trabajando para usté”) miré mi entorno y no pude evitar pensar: “que irónico… ahora estoy ‘desconectado’ y, muy por el contrario de mi interés, tengo la crema al estar así!”. Más allá, el contexto y entorno mismo como que evitan esa posibilidad de desconexión: celulares con acceso a internet (y cada vez más accesibles), cibercafés por todos lados, notebooks, zonas wi-fi, etc. TODO apunta a llevar al usuario a estar constante -e inconscientemente- conectado, pues basta que observe su alrededor para encontrar un “conector” a la rutina, el sistema, el trabajo y etc. Y así mismo, en esa rutina de conectores por doquier, hemos ido siendo absorvidos inevitablemente por la “conecto-dependencia” (juaz, que bonito suena eso!! xD), donde una eventual desconexión total es mucho más caótica y descolocadora de lo que quizás podríamos haber imaginado años atrás. Inevitablemente también los horarios de trabajo ya no sólo comprenden la estadía física en una oficina, sino que indirectamente también implican los momentos de “esparcimiento” por internet, donde más de alguno (y yo creo que muchos) piensan “mira, un correo de pega… veamos”, olvidando que eso perfectamente podría quedar para el día siguiente. Pero una vez ya visto, es casi inevitable no trabajar o atender a ello, y estamos haciendo “horas extra” desde la comodidad de nuestro escritorio.

Así, vuelvo a preguntarme… ¿en realidad es posible desconectarse hoy en día, en esta sociedad de web 2.0, tecnologías cada vez más accesibles y de una conectividad cada vez más presente? ¿Y hasta que grado existe esa desconexión? ¿Será que, quizás, la única “desconexión real” es la que se produce bajo el efecto de algún alucinógeno o etil diverso, que lleve hasta la raiz de la desconexión neurológica (tcc neuricidio), mas con las consecuencias nefastas a corto, mediano y largo plazo que esto implica?

Quien sabe. ¿Qué piensas tu, querid@ lector/a?

*TCC = También Conocido Como (versión castellana de “aka”, also known as)

7 comentarios to “¿Se puede "desconectar" uno hoy en día?”

  1. Mr_Trukit0 Says:

    Buenas tardes compadre.

    Primero, haré algunas observaciones respecto a tu ISP:

    VTR es bien como las huevas en cuanto a conectividad internacional. Pasa con problemas, fallos “masivos” y otros. De por cierto, encuentro injusto agarrar a “chuchás” a los ejecutivos que atienden las llamadas: muchos de ellos se ciñen por un reglamento interno que les prohibe revelar el problema, y sólo les limitan a decir “estamos trabajando para usted”.

    Ahora iré a almorzar (15:37 CLST)

    […]

    He vuelto de almorzar (15:52 CLST)

    En fin, ahora hablemos de esa necesidad imperiosa de “hiperconectividad”. Resulta que esa desconexión forzada, como la que te sucedió, la he vivido en varias oportunidades. Es terrible cuando necesitas estar pendiente al correo para recibir información de trabajo u otras cosas, y derrepente te quedas sin conectividad porque el ISP tiene un fallo. A cada rato uno revisando la conexión por si vuelve, y más encima sumándole que generalmente no hay otras alternativas para conectarse, ya sea porque el ciber queda lejos o por otros factores de la ley de Murphy.

    En fin, es necesario en ciertas ocasiones estar siempre conectado. Pero al menos, yo soy de los que cuando salen los fines de semana, o salen de vacaciones, no reviso los correos hasta que regrese. Aunque me encuentre con unos 100 correos nuevos, con SPAM hasta las huevas y todo lo demás.

    Saludos.

  2. Mr_Trukit0 Says:

    Buenas tardes compadre.

    Primero, haré algunas observaciones respecto a tu ISP:

    VTR es bien como las huevas en cuanto a conectividad internacional. Pasa con problemas, fallos “masivos” y otros. De por cierto, encuentro injusto agarrar a “chuchás” a los ejecutivos que atienden las llamadas: muchos de ellos se ciñen por un reglamento interno que les prohibe revelar el problema, y sólo les limitan a decir “estamos trabajando para usted”.

    Ahora iré a almorzar (15:37 CLST)

    […]

    He vuelto de almorzar (15:52 CLST)

    En fin, ahora hablemos de esa necesidad imperiosa de “hiperconectividad”. Resulta que esa desconexión forzada, como la que te sucedió, la he vivido en varias oportunidades. Es terrible cuando necesitas estar pendiente al correo para recibir información de trabajo u otras cosas, y derrepente te quedas sin conectividad porque el ISP tiene un fallo. A cada rato uno revisando la conexión por si vuelve, y más encima sumándole que generalmente no hay otras alternativas para conectarse, ya sea porque el ciber queda lejos o por otros factores de la ley de Murphy.

    En fin, es necesario en ciertas ocasiones estar siempre conectado. Pero al menos, yo soy de los que cuando salen los fines de semana, o salen de vacaciones, no reviso los correos hasta que regrese. Aunque me encuentre con unos 100 correos nuevos, con SPAM hasta las huevas y todo lo demás.

    Saludos.

  3. Daniel Says:

    Yo paso conectado practicamente todo el día, por pega, y en la tarde por los blogs que dirijo. Eso si, apenas salgo de la pega, los problemas relacionados con ella se quedan ahí y no los vuelvo a pescar hasta el otro día.
    Saludos

  4. Mildain Says:

    ¯3¯ Ese post tan largo para contarnos que te quedaste sin internet por un día, r2?

    Debería cruzar a Santiago a cagarte a trompadas, con tus clases de Judo, Karate y tus abrazos gratis (!?)

    Freaking workaholic.

  5. Alohran Leonheart Says:

    JAjajjajaa, “workaholic” xD!

    Y no, o sea… es una simple observación de lo cotidiano, jajaja😛

  6. Mildain Says:

    Si, pero a fin de cuentas lo hiciste porque no tenías internet D:

    Igual se entiende lo que decís, pero lo de desconectarse completamente solamente requiere de voluntad. A mi por ejemplo si se me cae internet me importa tres carajos (claro que yo me dedico a bajar cosas y mirarlas en la compu, no requiero de una conexión constante…) Ahora si tomás “desconectarse” como desconectarse la “tecnología” cuando se joroba la PC yo estoy puteando a dos manos xD)

    Como digo siempre, estás equivocado (?) es todo cuestión de fuerza de voluntad, el problema es que la humanidad no la tiene.

  7. Carolita Says:

    Yo no puedo vivir sin inet más de dos días, tengo que correr a un ciber para ver si mi manis me escribió, o si algun profe subió material o simplemente pa saber si hay fotos nuevas de HP6 en harrylatino.com
    Okey, soy adicta a inet u.u, y a todas las cosas tecnologicas, y? =P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: