Los Supersónicos: ¿Será así el mundo en 54 años más?

Se acerca el fin de otro año más de este aún nuevo siglo XXI. Un 2007 con miles de nuevas noticias, acontecimientos a nivel mundial, y personal. La tecnología sigue avanzando, el planeta se está calentando, y algunos de los pronósticos son, por decir menos, aterradores. Prácticamente todos llegan al consenso que, a este ritmo, planeta no nos queda para mucho rato. Y el Protocolo de Kioto, bien gracias.

Así, entre tanta cosa y tanto vaticinio, me vino a la mente un recordado dibujo animado, que acompañó a grandes y chicos desde los años ’60 en adelante: Los Supersónicos.

Más sobre el tema y la reflexión, en “Leer más”.

Los Supersónicos son una familia que era presentada como la contraparte a Los Picapiedras, ambos creados por Hanna Barbera. “Los Picapiedras” nos presentaba a una familia de la época prehistórica, donde los animales eran utilizados como electrodomésticos o herramientas de construcción y medios de transporte, centrándose en la historia de dos familias vecinas que vivían diversas aventuras juntas. Pero por su lado, “Los Supersónicos” nos presentaba la historia de una familia del futuro (año 2062, 100 años más adelante que el año de su creación) con los típicos problemas de un estereotipo de familia común:

1.- Un padre (“Super”) explotado en el trabajo y sin mucho carácter (pero muy cálido y protector),

2.- Una madre (“Ultra”) consumista y dedicada a la organización del hogar (y conciliadora),

3.- Una joven adolescente (“Lucero”) blanco fácil de la publicidad, la música, la imágen y el mercado (pero muy apegada a su familia y a su hermano menor),

4.- Un pequeño niño (“Cometín”), apegado a las máquinas y los juegos de video (y con mucha capacidad para la utilización de estas máquinas),

5.- Una sirvienta robot (“Robotina”), que llevaba sobre sus hombros todos los quehaceres y organización general del hogar bajo las órdenes de Ultra (y que, a pesar de ser robot, siente gran afecto por la familia), y

6.- Un perro (“Astro”), fiel amigo de Cometín y siempre listo para lo que su amo Super le ordenara.

Esta familia vive en un edificio con más de 2000 departamentos, pero que no se parece en lo absoluto a los edificios que hoy en día conocemos. Estos edificios se sustentan sobre un gran pilar, y sus departamentos se encuentran elevados a miles de metros de altura, casi como con la forma de un gran cetro. Los autos y las calles a ras de piso no existen, pues el medio de movilización son pequeñas naves espaciales (“autos voladores”) con asientos, volante, y una burbuja de vidrio que la cubre, o sino, pequeños “jetpack” con los cuales cada persona puede volar por su cuenta (¿el reemplazo de las motos actuales?). Las veredas también son historia vieja, pues se utilizan bandas en movimiento, también en los cielos, que llevan a las personas sin siquiera tener que caminar, sino solamente situándose sobre la banda. Las comunicaciones se realizan 100% con videollamadas, y los robots son la tónica de las empresas, servicios y familias, convirtiéndose en una parte más de la sociedad. Las vacaciones no se hacen ni a la playa ni al campo o las montañas, sino a otros planetas cuyas condiciones naturales proveen de estos ambientes. Ni hablar de los médicos: no se requería de su visita, sino de sólo un enlace a distancia (casi como el “escritorio remoto de windows”) a través del cual el profesional podía intervenir a la distancia a sus pacientes.

Ahora, ¿a que vino todo esto?

Estamos (casi) en el año 2008. Esto es, 54 años antes de la era en que se supone existen “Los Supersónicos”. Y podemos observar que el mundo ya posee muchas de las características que la serie animada presentaba: videollamadas, robots para realizar trabajos (no con la misma forma ni “humanización” que los de la caricatura, pero robots de todas formas), bandas mecánicas en supermercados que ya reemplazan las escaleras mecánicas, etc… ¿Pero llegará a realizarte tanto cambio y progreso en medio siglo más? ¿Habrán imaginado Joseph Hanna y William Barbera que el escenario del mundo en que vivían, 46 años más adelante, sería mas orientado a la autodestrucción y desgaste del planeta, que a ese glorioso progreso tecnológico y científico que ellos presentaron? ¿Y que dirían hoy en día, de saber como son las cosas?

Julio Verne alguna vez habló de los viajes espaciales, de la vuelta al mundo, de los submarinos, las computadoras, y tantas otras cosas más. Cosas que en su minuto fueron mera Ciencia Ficción, pero que hoy son del uso cotidiano de todos nosotros (por ejemplo, para escribir este texto en este blog). Algunos plantean que Julio Verne desarrolló la máquina del tiempo, y conoció el futuro como lo conocemos ahora (me pregunto, de ser eso cierto, ¿que habrá visto hacia adelante que no lo siguió escribiendo?). Otros plantean que fue abducido por extraterrestres, quienes poseían esta tecnología tan avanzada para su época. Otros, solo creen que tenía una EXCELENTE plantación de marihuana personal. Otros, lo ven como un visionario, y otros solo creen que tenía una imaginación privilegiada. Sea cual sea el caso, él habló del futuro casi con precisión quirúrgica, diferenciándose sus planteamientos de los avances tecnológicos de los avances como tal, solo en cosas muy simples. ¿Será también el caso de William Hanna y Joseph Barbera? ¿Será que, quizás, para evadir el calentamiento de los suelos y el desgaste de estos, tendremos que comenzar a vivir en los cielos y en la altura, y desplazarnos por el aire pues el suelo ya habrá sucumbido? ¿Será que, de la misma forma que las civilizaciones conquistaron los distintos territorios de este planeta, ahora conquistarán los territorios de este sistema solar? ¿O será solamente un mágico mundo de fantasía, imaginación y sueños, al que los distintos autores les habría gustado llegar a conocer y vivir?

La respuesta, en 54 años más razz. Y, si Dios quiere (y todavía queda mundo, y sigue existiendo este blog lol) quizás pueda publicar esa respuesta desde mi perspectiva de padre de familia, profesional consagrado y con muchas experiencias más sobre mi corazón redface. Por ahora, los invito a comentar y reflexionar al respecto wink.

Saludos!

Una respuesta to “Los Supersónicos: ¿Será así el mundo en 54 años más?”

  1. EnAnO Says:

    en esos años estare en mi ofincina de politico corrupto recibiendo bonos por no trabajar 😛

    Saludos!

    interesante reflexion, ya que asi como avanza el mundo, la ciencia se ve superada por la ficción…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: