Las dos caras de un 11/9

Martes, 11 de Septiembre, 14:30 horas (Chile).

A la distancia, en Viena, un pequeño silbato era introducido en los labios de Jacek Granat, el árbitro Polaco que mediaría las acciones entre las selecciones adultas de fútbol de Chile y Austria. Aún con el recuerdo en mente de aquel mundial de Francia 98, donde Chile caía frente a Austria y sus chances de avanzar se veían complicadas, los 11 elegidos por Marcelo Bielsa en esta ocasión salían a jugarse el todo por el todo, y a demostrar a su técnico y su país el por qué de sus convocatorias y titularidades. Vistiendo la camiseta blanca, alternativa de la clásica “Roja” que le conocemos, el equipo comenzó con un fútbol errático, altamente presionado por los austriacos, que se reflejó en las certeras intervenciones del portero Peric, ante los ataques austriacos.

Poco a poco, el tiempo transcurría. Y junto con él, la garra comenzaba a manifestarse en el equipo de todos. Desplegando ese juego que tanto nos gusta ver, atacando como si se estuvieran jugando la vida, generando peligro constante sobre Austria y volteando el ritmo del partido a su favor, Chile comenzaba a demostrar que esta nueva era, bajo el comando del “loco” Bielsa, está para logros importantes.

Se llegaba así al medio tiempo. Luego del descanso de los jugadores, y el respectivo nerviosismo de los hinchas, los equipos volvieron a la cancha. Nuevamente, Austria aprovechaba los minutos y parecía repetirse el esquema del primer tiempo, con un Chile errático y perdido en esos instantes. 12 minutos después de empezada la segunda mitad, volvía a jugar Matías Fernandez, quien volvía a demostrar a todos su excelente calidad futbolística, ahora más descansado y tranquilo. Y de la mano de un excelente pase suyo en profundidad a Alexis Sánchez (otro titán de la cancha), que luego centró en la boca del arcó, Hugo Droguett anotaría el primer tanto que desataría el grito de “gol” ahogado en las gargantas chilenas, tras tantos intentos fallidos en el primer tiempo. La gente ya comenzaba a soñar, y Austria perdía los estribos pateando y pateando jugadores en su desesperación de ser vencidos por el equipo sudamericano.

Minuto 78, hacía su entrada a la cancha Eduardo “Pájaro” Rubio. La banca Austriaca cambiaba jugadores como quien se cambia calcetines antes de salir. Y en una magistral demostración de frialdad para decidir, el “pájaro” retenía el balón dentro del área Austriaca, para luego concretar un golazo que ni el máximo esfuerzo del portero pudo contener. La algarabía local se desataba, y el pueblo chileno ya comenzaba a albergar grandes ilusiones para el siguiente partido contra Argentina, por las eliminatorias a Sudáfrica 2010. Y en un concurso televisivo, el bajo promedio de 5.1 que la gente otorgaba a la selección, se cerraba en un notorio 6.2.

Era un 11 como ningun otro. Tranquilo, y con una gran alegría por el triunfo de la Roja de todos. O eso parecía.

Martes, 11 de Septiembre, 20:00 horas (aprox).

En distintos sectores de la ciudad, y en las poblaciones más conocidas de la capital, diversos grupos de antisociales comenzaban su ya rutinario combate con Carabineros de Chile, en pos de “conmemorar” (juaz) el 11 de Septiembre otra vez. Más desatados que nunca, los encapuchados y encubiertos delincuentes portaban peligrosas armas automáticas y semiautomáticas, disparando sin conciencia ni compasión alguna contra las fuerzas policiales, que solo podían repelerlos con gases lacrimógenos y sin la posibilidad de responder el fuego enemigo. Carabineros notaba también la presencia de fusiles M-16 y con mira láser, lo que de por si los ponía en evidente desventaja, y vieron que la situación podría tornarse por demás peligrosa para su integridad.

En otros sectores de la capital, el panorama no era mejor. Barricadas, bombas molotov, apedreos a vehículos, disparos contra una comisaría, cortes de luz, fogatas a mitad de la calle, e incluso ataques con ácido marcaban la agresividad que durante el día pudo ser controlada por los contingentes policiales. En la noche, nuevamente, los antisociales se ocultaban en su oscuro manto para hacer “de las suyas”, sin motivo alguno más que la violencia, la agresividad y, en cierta forma, un “terrorismo” amparado por la costumbre de las reacciones en los 11 de septiembre de este país. Y tal grado de violencia no podía terminar sino de mala manera: el cabo Cristián Vera Contreras recibía un disparo en la cabeza, que horas más tarde le costaría la vida. Además de él, otros 24 Carabineros se encontraban heridos, uno de ellos por ácido, otros 6 por herida de proyectil, cerrando así una jornada con dos caras totalmente opuestas, de las cuales ninguno de nosotros hubiese querido que se manifestara la segunda.

Estamos todos de acuerdo (supongo) que es imposible dejar atrás los hechos que suscitaban las conductas agresivas en los antiguos 11 de Septiembre. Hechos dolorosos y de una etapa muy triste de la historia de Chile, y que quizás aún duelen en los corazones de muchos, pero que no cesará por dañar a Carabineros, a la propiedad pública/privada ni por encapucharse y salir a amenazar la seguridad de los demás. Me parece una burla que las autoridades (en este caso, Carabineros) solo tengan que repeler ataques como los de anoche con “gas lacrimógeno”, y no cortar de raiz con ese tipo de manifestaciones sin sentido alguno. Ayer se perdió la vida de un funcionario que solo cumplía con su deber, mientras los pendejos imbéciles con complejo de G.I. Joe con un toque de Che Guevara hacen todo lo que se les antoja, amparados en la protección que el propio Estado les da. Ya es hora de que se corte con este grado de estupidez e insensatez, y que ese tipo de actos sean castigados con el máximo rigor de la ley, como lo tienen merecido. Estamos todos de acuerdo que hay Carabineros que abusan de sus funciones, pero también hay muchos que olvidan que un Carabinero es un humano, y muchos de los casos en que explotan (como fue el caso con el senador Navarro) por previa provocación constante.

Un 11 de Septiembre más en Chile… y otro Carabinero que paga los platos rotos que no tendría por qué pagar.

Saludos!

3 comentarios to “Las dos caras de un 11/9”

  1. EnAnO Says:

    Interesante los contrastes, por muy extremistas que hayan sido, reflejan que el mundo es muy distinto.

    Pero lamentable por estas personas que perdieron al carabinero.
    Más encima, ahora los “politicos” se vienen a dar cuenta que hay que hacer algo al respecto, siendo que hace tiempo que los vándalos cruzaron el límite.

    Pero bueno, qué le vamos a pedir a gente como esta.

    Saludos compadre!

  2. Anonymous Says:

    Que decir…..lamentable todo lo que pasa, me da rabia que pendejos que no tienen idea de nada, lo unico que hacen es preocuparse de dejar la caga, no les importa si las cosas que destruyen son importantes para alguien, uno el dia 11 tiene que andar corriendo pa todas partes, salir mas temprano, y despues recuperar las horas en el trabajo, y ellos, hueviando…que rabia….me gustaria poder hacer algo…pero no se que….

    Ojala que las generaciones futuras no sigan con lo mismo, aunque con el ejemplo de los padres, dificil que se cambie alguna vez…

    Un Beso grande

  3. Anonymous Says:

    Se me olvido una cosa, aunq na q ver con lo q escribiste, muy buen tema el de hoy, me encanta esa cancion……

    Eso era

    Besos de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: