"Ofertas y ¿¿Rebajas??"

Estamos a pocos días de celebrar el Día del Niño en nuestro país. Las ofertas, los descuentos, las rebajas y los cientos de promociones que existen y salen publicadas en revistas a través de los diarios, en catálogos, y en diversos medios impresos hacen “nata” en nuestro cotidiano. Un economista diría: “es el efecto de la oferta y la demanda: en estos días existe una mayor oferta y por ende se juega con los precios para suplir la demanda y a la vez obtener buenas ganancias”.

Pero… ¿realmente son “rebajas”? Personalmente, creo (y vi, lamentáblemente) que NO. Voy a citar un ejemplo personal, a modo de “consejo” para quienes aún creen en la buena voluntad de las “grandes tiendas” para con sus clientes.

Hace meses atrás, yo tenía en mente comprarme una PlayStation2 (si, juego PS2 y si, me gusta jugar en ella, y no, esto NO implica que sea “inmaduro” ni nada por el estilo). Coticé en diversas tiendas (entre ellas las grandes tiendas), y además tenía que sumar algunos elementos “extra” que comprar para obtener la mayor funcionalidad de mi futura consola. Me encontraba en este proceso cuando mi hermano menor estuvo de cumpleaños, y en su incertidumbre o duda de que regalo pedir, se “colgó” de mi idea y pidió una PS2. El muy patudo. En fin, fuimos a una de estas grandes tiendas (que no nombraré, pero que puedo decirles que empieza con Ri y termina con pley) y, tras compararla con las otras tiendas, encontramos que esta era la más “económica”, ofreciendo lo siguiente:
-1 consola
-1 control
-1 juego original
-Cables y conectores varios
-1 Memory Card (para grabar los progresos en los juegos)
Total: $124.000.

La otra oferta era lo mismo, pero en vez de 1 Memory Card llevaba otro control. Fuera de ello, nada más. Considerando su precio razonable y accesible, se procedió a hacer la compra, las cuotas, etc., etc., etc. A eso hay que sumarle:
-1 chip de desbloqueo (que permite leer juegos “respaldados”… no “piratas”, “respaldados”, if you know what i mean) y su instalación (en tiendas especializadas): $15.000
-1 base para la consola: $5.000
Total (más lo anterior): $144.000

Más adelante, tras trabajar y sudar la gota gorda…erm, ok, no sudé, pero si trabajé mucho, conseguí juntar el capital para comprarme ahora mi consola, en una de estas tiendas especializadas, donde la oferta era:
-2 controles
-1 memory card
-1 consola
-Cables y conectores varios
-10 juegos “respaldados”
-1 base para la consola
-Chip de desbloqueo
Total: $130.000

Si, salió más económica que la otra… y con LEJOS más cosas que la ofrecida por la gran tienda… pero en fin, pensemos que es “el poder de la cuota”.

Hasta ahí, todo ok… la gran tienda hace su negocio con las cuotas, la tienda especializada hace el propio, y todos felices, estaría dentro de lo esperable en el mercado. Pero…

…¡oh, sorpresa! El pasado domingo, en el diario La Tercera, venía un catálogo-revista con ofertas para regalos del día de niño, entre ellos una oferta de PS2. Veamos, me dije yo.
Precio normal: $204.000
Precio oferta: $149.000
“¿Perdón? ¿Precio normal 204.000? A ver, veamos otra vez” -me dije. Decía algo como:
“Combo PlayStation 2: Bolso para la consola, consola, 2 controles, base, juego, cables y conectores, Memory Card”
¡Momento! “Precio normal 204.000”? Pero ¡si solo habían dos sets de promociones! Más aún: ¿No compramos nosotros una consola a $124.000? Sumémosle:
-Bolso: $10.000 (el más caro; precio medio es $8.000)
-Control: $15.000
-Base: $5000
Total extra: 30.000
Total (con la consola comprada por nosotros): $154.000, $160.000 para redondear “con mucho”.

¿Entonces? ¿De donde salieron esos $50.000 más que menciona el catálogo como “precio normal”? Más aún: súmenle a eso desbloqueo, $15.000 más… entonces, ¿que pasó?

¿”Rebajas”? ¿”Ofertas”? Si, como no. ¿”Precio normal”? my ass.

Que fácil que es entonces hacer rebajas y demases, aumentando falsamente el precio inicial base, y luego dejando, como oferta, su precio real. Y como probablemente el consumidor va por cosas que comunmente no cotiza ni compra, salvo para este tipo de ocasiones, está totalmente desinformado de la realidad del precio de dicho bien que desea obtener. Por ende, paga por “oferta” lo que realmente vale aquello que va a adquirir, y se queda con la sensación y creencia de haber hecho el negocio del siglo. A tener ojo, damas y caballeros, todos compradores y consumidores comunes y corrientes, con lo que se paga; en lo posible, traten de cotizar a un mes o más de las fechas “especiales” (día del niño, del padre, de la madre, de la caspa, del piojo, etc.) y si tienen algún catálogo de esa época, o manera de registrar el precio real, HÁGANLO. Que no les metan el dedo en la boca las grandes tiendas, y que realmente entreguen “ofertas y rebajas” de verdad, no estafas encubiertas.

¿Y ahora, quien podrá defendernos? ¡El Sernac!…


…ok, no.

Saludos a todos los que pasan por acá, espero que se animen a comentar más😛.

Una respuesta to “"Ofertas y ¿¿Rebajas??"”

  1. EnAnO Says:

    pf eso es muy rearchisabido alohran.
    Las tiendas obviamente tiene que sacer su parte de ganacia al respecto, por mucho que sea tan descarada la diferencia de precios.

    A mi hermano le he ragalado varias consolas, y por fortuna se harto de tecnologías y siempre me paseo cotizando y vitrineando, asi que busco siempre la opcion más barata, pero al mismo tiempo más confiable.

    No creo el precio haya sido $204.000 (no defiendo a mi padre que trabaja ahi) pero quizá se equivocaron, nunca habia visto la consola tan cara.
    Pero bueno, la gente que no sabe, cae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: