Los 4 cimientos de una relación.

En este caso, quiero mencionar los que, a mi parecer, son los 4 pilares esenciales que sustentan toda relación, y que si alguno de ellos tiene problemas, o se quiebra, los otros tres se resienten marcadamente y lo que se construye sobre ellos poco a poco se empieza a desmoronar, si no se soluciona o repara a tiempo el (o los) pilar(es) que este(n) dañado(s). De paso, el texto es algo largo, pero creo firmemente que amerita su extensión =p.

Los pilares o cimientos antes mencionados:

Comunicación: Refiere a la capacidad de poder expresarle al otro lo que se siente o se piensa, respecto de la relación, de los problemas que se puedan tener con respecto a la misma y/o a problemas externos a la relación que puedan estarla afectando; implica también la confianza que se tiene en la pareja como soporte y “aliado” en quien apoyarse y cobijarse, así como con quien poder ser sinceros y hablar sin miedos. La comunicación es el método más efectivo de poder solucionar problemas, dificultades, dudas o temores que existan en la pareja pues es la expresión más directa de aquello que vive en nuestra mente o corazón y que pueda perturbarnos o acomplejarnos. Una buena comunicación, sin duda, establece una red de apoyo sobre la cual sabemos que si algo ocurre podemos caer y sentirnos resguardados, así como recordar que tenemos a alguien que nos escucha incondicionalmente a nuestro lado.

Respeto: La capacidad de ser tolerante con aquellas cosas que quizás no compartimos del otro, pero que lo hacen ser quien es. Aquellas actividades, gustos, pensamientos, ideologias y reacciones que quien está con nosotros posee y que quizás sean totalmente opuestas a las nuestras, pero no por ello erradas o que no deban ser consideradas. Implica también aceptar al otro como es, a lo que se dedica y a sus formas de actuar, sin cuestionarlo o ir en su contra, según lo antes mencionado. El respeto también significa saber aceptar los procesos, sentimientos, periodos y estados de la otra persona, aprendiendo quizás no a “aceptarlos alegremente” mas si a no intentar modificarlos a nuestro gusto. Concretamente, el respeto tiene directa relación con el no pasar a llevar al otro en pos de imponer nuestra persona y todo lo que esta implique. El respeto es, entonces, aquel cimiento en el que aceptamos al otro como alguien diferente a nosotros, con quien aceptamos compartir una parte importante de nuestras vidas.

Confianza: Quizás uno de los más delicados pilares de una relación, no solo de pareja sino de todo tipo. La confianza es como un castillo de arena que se construye con mucho cuidado y cariño, con mucha dedicación y esfuerzo, e implica aquel sentimiento de seguridad con respecto al actuar de otra persona, donde ante las palabras difamatorias sobre quien tenemos a nuestro lado creemos primero en dicha persona antes que el resto, y donde nuestra primera fuente será esa persona. La confianza es un proceso mutuo, donde ámbos se nutren constantemente y que mantiene el equilibrio en la relación, donde se establece aquel “escudo y espada” con el cual se pueden enfrentar todas las batallas y situaciones que vengan por delante ,y que en caso de dañarse vulnera a la pareja de manera casi irremediable. Una vez que la confianza se quiebra, es casi como quebrar un cristal: puede repararse pero cuesta mucho conseguir que quede como antes. Por lo mismo debe ser siempre atendida y cuidada, pues es la mayor fortaleza y unión de una pareja, en todos los tiempos que esta deba enfrentar, y contra todos aquellos contra quienes se deba enfrentar. La confianza implica también es capacidad de encontrar en el otro no solo a una pareja, sino también a un amigo en quien nos podemos apoyar, y con quien podemos contar.

Lealtad / Fidelidad: Si bien todos somos humanos, de carne y hueso, con hormonas, con un lado animal que nunca muere, que reaccionamos ante los atributos de otros o ante la seducción de estos, etc., también somos seres pensantes y racionales, que sabemos controlar impulsos y tentaciones. La Lealtad y Fidelidad implican aquel sentimiento de retribución al otro por todo lo entregado, en base a un compromiso silencioso de no traicionarle ni engañarle, así como tampoco de perjudicarle o usarle en nuestro favor o deseo. Más allá de la sola infidelidad de pareja, este pilar implica el compromiso entre ambas personas en el día a día y a cada momento, ante todas las tentaciones y situaciones en que una (o ambas) se puedan corromper y dañar al otro, de cualquier manera o forma posible. La lealtad y Fidelidad son aquel cimiento que nos permite, junto con la confianza, construir juntos en pos de un objetivo común, sintiéndonos protegidos en todo momento y a la vez, protegiendo al otro.

Además, como partes esenciales de esta estructura, pero quizás no como “pilares” o “cimientos”, sino como parte del material mismo con el que se construyen estos cimientos, se encuentran dos más:

  • La innovación (o los “detalles”): Todas aquellas cosas que realizamos en pos de romper la rutina, todos aquellos pequeños detalles que sorpresivamente son incluídos en la relación y que le van dando “sabor” (o cambiando el que ya existe) a la vida y al día a día. De la misma forma que los antioxidantes son al acero los protectores del óxido, La Innovación (o los detalles) son el protector de la relación ante la letal rutina.
  • La pasión y la intimidad: Aquel lado “natural y animal” que llevamos todos, en que todo nuestro ser se concentra en quien está con nosotros, y donde se crea tal complicidad ante ambos que ni el mismo aire podría interferir entre ambos. La pasión no solo va con lo sexual (si bien es donde más se aprecia), sino en las miradas, caricias, vestimentas, cuidado personal y admiración del otro en todo instante, sea en el recuerdo, el pensamiento o la memoria.


————

A mi parecer, los 4 cimientos y los 2 “materiales” son la base de toda relación. Particularmente, los 4 cimientos pueden ser usados en todo tipo de relación, pero particularmente en este caso quise referirme a en las relaciones de pareja (sean eternas o temporales). Creo que, de los cuatro cimientos antes mencionados, y fortaleciéndolos con los dos “materiales” señalados, se construye lo que ambas personas disfrutan juntas: la relación (y el amor, la amistad, etc.).

Espero que les guste, aún con lo extenso que es =p. De paso, el texto va dedicado a una personita especial que tuve la oportunidad de conocer en estos días. Espero que te sirva, y mucho😉.

Saludos a todos los que pasan por acá!

Una respuesta to “Los 4 cimientos de una relación.”

  1. Cata Says:

    ta mui weno el texto.. es la teoría q todos deberiamos aplicar, pero xq es tan dificil!😦. Gracias por todo, la dura me ha servido, a veces mis pensamientos se alejan mucho de esa guía a seguir… después inutilmente solo hay arrepentimientos. Sorry x lo ñurda pal blog wuajkkakja.. es q mi ignorancia con las letras me alejan de este intelectual mundillo. Besu!🙂

    CataLina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: